Roomies – la experiencia de vivir en comunidad en CDMX

Vivir en la Ciudad de México es toda una aventura. No solo estamos los que residimos aquí, también son todos los que vienen a trabajar, estudiar o divertirse desde otros estados o países, ya que aquí se concentran oficinas gubernamentales, corporativas, facultades principales, museos, zonas de recreación, así como restaurantes conocidos.

Lo que también es cierto es que existe un porcentaje de inmigración interna (aquellos que cambian residencia de un estado a otro dentro del país), según INEGI en el 2010 el 2% de los habitantes se mudaron de otras entidades a CDMX. La mayoría en busca de una mejor oportunidad de trabajo y/o especializarse académicamente. Pero ¿a dónde llegan a residir?

Existe un boom que se empezó a magnificar gracias al uso de las redes sociales a partir del año 2009, el cual es la práctica de vivir con “roomies” (término de origen anglosajón que proviene de la palabra roomate o compañero de habitación) la cual realmente no solo es exclusiva de los que vienen de afuera de CDMX, sino jóvenes capitalinos que buscan independizarse también llevan a cabo esta práctica.

El sistema común en esto es:

  • Alguien busca un depa o casa para rentar cumpliendo todos los requisitos (aval, depósito, fianza, firma de contrato, etc.) que le solicite el dueño del inmueble o inmobiliaria.
  • Esta persona puede o no amueblar las áreas comunes (Comedor, cocina, área de lavado, etc.)
  • Verifica costos aproximados de servicios (agua, luz, gas, internet, recolección de basura, limpieza).
  • Con esto establece los costos de sub-arrendamiento que ofrecerá por habitación para sus “roomies”
  • Corre la voz, ya sea entre amigos o en grupos de facebook, para que empiecen a rentar las habitaciones adicionales y comenzar una vida de roomies.

El sistema es de mutuo beneficio, ya que así los todos los gastos se aminoran y, para los que no cuentan con un aval, pueden encontrar una residencia agradable y al alcance de sus posibilidades.

En muchas ocasiones se puede correr con suerte y encontrarte con roomies que se llegan a convertir en tus amigos, generan dinámicas para todos los habitantes de la casa y hasta salir de viaje en grupo, claro, no todo es miel sobre hojuelas ya que existe el otro lado en el cual puedes encontrarte con personas que no tienen buenos hábitos de limpieza, no son tolerantes a varios aspectos como el volumen, visitas o mascotas. El truco está en hacer una pequeña encuesta, ya sea que busques roomie que te rente o habitación a dónde llegar para que te des una idea de cómo será la relación ya que habiten bajo el mismo techo.

A continuación, se enlistan algunos consejos de eficacia comprobada:

Como roomie:

  • Verificar bien la información que se ofrece en redes sociales. Exige dirección completa, costo de renta, lo que se incluye y lo que no, requisitos completos para entrar y nombre de a quien está el contrato.
  • Verifica en maps la zona de donde está ubicada la habitación, si es de fácil acceso a las avenidas y/o transporte público.
  • Cuando vayas a ver la habitación, hazlo bajo el recorrido que darías desde tu punto de trabajo o escuela, para que verifiques si realmente te conviene moverte a ese punto de la ciudad.
  • Siempre pide la entrevista directa con el administrador del depa y ejecuta tu encuesta sobre los puntos que consideres convenientes (visitas, mascotas, reuniones, etc.) y aclaren bien los puntos que ya se dieron en una plática previa.
  • Pregunta quienes son los habitantes reales del sitio y, que en caso de que haya alguien que no se mencionó, que sea esto motivo suficiente para finalizar contrato.
  • Que se establezcan desde un inicio las condiciones en las cuales entregarás el depósito, como abonarás cada mes la renta, cuáles serán los comprobantes que te otorgará y cómo será la mecánica para el regreso del depósito.
  • Pregunta bien sobre las reglas y los espacios comunes que puedes utilizar.
  • Solicita los dictámenes oficiales de Protección Civil sobre la seguridad del depa.

 

Como administrador:

  • Publica completo lo que ofreces: tipo de habitación, tipo de residencia (depa o casa), en qué zona está ubicado (para que no publiques dirección completa), requisitos (depósito, documentos, etc.). Si permites o no mascotas, si tienes preferencia a convivir con mujeres u hombres (tú sabes bien con quién convives mejor).
  • Ya en la entrevista aplica tu cuestionario para que sepas que persona recibirás en el inmueble que habitas, recuerda, estarás aceptando a una persona completamente nueva para vivir contigo.
  • Menciónale claramente todas las reglas que haya en la casa, sean mínimas o “severas” pero que las conozca y sepas si las cumplirá.
  • Hazle saber todas las condiciones monetarias por completo, monto de renta y como se abona, como te entrega el depósito y las condiciones para la devolución del mismo. Explica honestamente las cuestiones económicas, menciona claramente que incluye la renta o si los servicios se pagan por separado.
  • Muestra correctamente las áreas comunes y cuál podría ser su espacio asignado para las mismas.
  • Ahora con las emergencias recientes, ten a la mano dictámenes oficiales sobre la seguridad del inmueble.

Vivir con roomies no es fácil, pero teniendo una dinámica correcta, así como comunicación abierta, resultará en una de las mejores experiencias, llena de risas, historias, viajes y lugares favoritos que hacen como #RommiesSquad

Terapia: Saluda a tu roomie al llegar a casa, pregúntale qué tal le fue y finaliza con un “Vamos por unas buenas chelas y tacos”. Si le fue mal, seguro lo animaras, y si le fue bien, pues ¡a celebrar!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *