Posadas mexicanas #EntreAmigos

En el siglo XVI existían las llamadas “Misas de aguinaldo” en Acolman (Estado de México), dirigidas por Fray Diego de Soria; éstas se llevaban a cabo en el atrio de las iglesias y eran celebradas del 16 al 24 de diciembre. Dicha tradición casi desaparece después de la Independencia Mexicana, pero un gran número de feligreses decidieron continuar realizando estas ceremonias en su propia casa, entonces la convergencia del peregrinar de María y José, junto con las misas de aguinaldo, dieron vida a las tradicionales posadas mexicanas.

Si bien para muchos ello es sinónimo de fiesta, algunos han manifestado su inconformidad sobre el hecho de que, a cualquier fiesta, celebración o reunión decembrina, se le llame “posada” y la verdad es que en el estricto sentido de todo lo que conllevan las “Posadas Mexicanas” como se celebran en los barrios, tendrían razón. Desde dicho punto de vista, debería efectuarse un recorrido por las calles acompañado de las figuras de María y José; los asistentes tendrían que llevar en su andar velas (mayormente de colores) y entonar en la marcha canticos y letanías (algunas en latín por cierto) y al llegar a la casa anfitriona tendría que darse una recepción acompañada de oraciones y por supuesto, un delicioso ponche de frutas con piloncillo, un sabroso guisado casero y dulces para los niños sin dejar de lado la típica piñata en forma de estrella con los 7 picos relacionados a los pecados.

Pero desde otro ángulo, el utilizar el término “posada” para fiestas y reuniones a finales de diciembre, pudiera tal vez llegar a ser válido si de lo que hablamos es de convivencia en paz, unión, armonía y buenos deseos, pues en la gran mayoría de los casos se habla de reuniones en las que ves a esos amigos y familiares que muy raramente acostumbras, ya sea por trabajo, escuela o lugar de residencia. Al igual que las tradicionales, estas fiestas son el preámbulo de la navidad y en muchos casos es la última vez en el año que verás a ciertas personas, como compañeros de colegio o de trabajo, por el periodo vacacional que se avecina.

Finalmente, ya que el debate va para largo, si vienen a la CDMX por estas fechas, ya sea que provengan del interior de la República o quizás de otro país, si se encuentran en algún hogar o restaurante y se reúnen con los amigos mientras se deleitan con una cerveza o guisados mexicanos, que no les digan nada por subir a sus cuentas en redes sociales que están celebrando las “Posadas Mexicanas”, y estos siempre serán #MomentosQueSeDisfrutan.

Celebrando a nuestros muertos.

Nuestra cultura mexicana está llena de tradiciones de las cuales nos sentimos orgullosos de mostrarle al mundo. De entre todas éstas se encuentra aquella en la que recordamos a los que pasaron a una “mejor vida”, a quienes ya están en el mundo de los muertos; esto los días 1 y 2 de noviembre.

 

A lo largo de nuestro país hay diferentes maneras de celebrar estas fechas, y es que, aunque hablemos de nuestros seres queridos que han fallecido, decimos celebrar, porque son los días en los que ellos regresan del mundo de los muertos para visitarnos y recordar todo eso que los hacía alegres en vida. Es por eso que, aunque haya diferencias del como festejarlo entre una región y otra, en todas ellas siempre existirá un altar con una ofrenda que guarda precisamente lo que sabemos que a nuestros seres les fascinaba comer y beber.

 

Los platillos más representativos que se colocan en las ofrendas son el dulce de calabaza, mole, tamales, las tradicionales calaveritas de azúcar y el imperdible pan de muerto, por supuesto, entre las bebidas para muchos no puede faltar la cerveza, el tequila o el mezcal.

 

Para esta festividad hay ocasiones en las que se le suman nuevas maneras de celebrar, por ejemplo, en el 2015 la grabación de un filme del espía más famoso del cine, mostró un desfile del día de muertos en calles del Centro Histórico, el cual no se realizaba originalmente, pero las autoridades capitalinas en 2016 decidieron mostrar a los turistas que aquello visto en la pantalla era una realidad y para “que no se decepcionaran” al venir en estas fechas y no ver tal alegoría en la ciudad, decidieron organizaron el primer “Desfile de Catrinas”. Este 2017 también se llevará a cabo el sábado 28 de octubre sobre avenida Reforma, integrándose a una de las tradiciones de esta celebración.

 

Cuéntenos qué costumbre tienen en su casa y, si desean a conocer este desfile, no lo duden más y disfrútenlo en vivo, y ya de paso pueden hacer una parada para refrescarse en Salón Corona sucursal Reforma o Génova, en la Zona Rosa.

También, los invitamos que se dejen llevar por la costumbre de redactar “calaveras literarias” y nos las envíen para subirlas a nuestro álbum.