¡Viva México!

Esta noche celebramos el inicio de la lucha de independencia, esa batalla que al final nos dio identidad como nación.

Por diversas razones, en la actualidad los comentarios en redes sociales y en las calles se inclinan en mayor número por el “no hay nada que celebrar” y otras frases de la misma índole. Sin embargo, hay otra corriente con gran fuerza, llena de entusiasmo, alegría y optimismo. Esta propuesta nos está invitando a festejar a nuestra gente, a ese pueblo mexicano que siempre se muestra solidario con sus hermanos de nación y que cada día lucha por ser mejor y progresar.

Mexicanos existimos de muchos colores, pero todos de una misma raza. Todo el folclor que nos caracteriza nos dice que hay mucho que celebrar. Hoy ya sabemos que los mexicanos destacamos y sabemos cómo hacerlo bien. Nos apasiona el fútbol y hay paisanos que destacan en todo el mundo; en otros deportes como el raquetbol hay presencia mexicana, en el box la lista de mexicanos con campeonatos mundiales es larga. Tenemos mexicanas campeonas mundiales de surf y en basquetbol también hay grandes exponentes. Pero no nos limitamos al ámbito deportivo pues en el cine tenemos al mejor director y al mejor director de fotografía, músicos tan formidables tanto en lo popular como en dirección de orquestas, artistas y arquitectos que hacen que el diseño mexicano sea reconocido en todo el mundo, y por si no fuera suficiente, en ciencias contamos con los campeones mundiales de robótica y medallistas de oro en matemáticas.

Por supuesto que tenemos mucho que celebrar, festejemos a esas personas que diario hacen de nuestro México un mejor lugar, con su sonrisa, con la amabilidad que nos caracteriza, así como el darle la mano al de a lado, brindemos por todas las familias mexicanas, ya sean conformadas de la manera tradicional, las que deciden amar libremente y expresarlo, así como las que se forman entre roomies y las que incluyen a perros y gatos.

Nuestro México es bello, para comprobarlo solo basta ver los ojos de las personas, la arquitectura que nos rodea, así como la fauna y flora que nos dan alegría, nuestras tradiciones, el gran legado prehispánico y por supuesto, los olores y sabores de nuestra comida tradicional mexicana.

Y si tenemos un país tan hermoso y si somos más los buenos ¿por qué no festejar?

Por todo lo anterior y más: ¡Viva México!